Son muchas las empresas que están invirtiendo recursos en formar a sus trabajadores en inteligencia emocional porque han descubierto que la clave del éxito y de la productividad está en el grado en el que los trabajadores conozcan y controlen sus emociones de manera adecuada, además de que podrán manejar mejor a los clientes si también aprenden a identificar sus emociones.

Para poder enfrentar las situaciones emocionales difíciles que se presentan dentro de las organizaciones debemos ser capaces de generar confianza en los demás, esto se logra si sabemos escuchar, somos capaces de persuadir y también de dar y recibir consejos con la mejor voluntad, todo esto se traduce en relaciones adecuadas con los compañeros de trabajo.

¿Cómo influyen las emociones en el trabajo?

Si nos detenemos a observar personas exitosas en sus trabajos nos daremos cuenta que no siempre las que tienen mayor éxito son las más capacitadas, las que más títulos o certificaciones tienen o las más eficientes, lo cual no quiere decir que esto no sea importante, pero el verdadero éxito lo obtienen más fácilmente quienes desarrollan la habilidad de tratar con las personas adecuadas de la manera correcta.

El comprender los sentimientos de quienes nos rodean nos permite tenerlos en cuenta como personas y reconocerlos, lo cual es clave para que compañeros, jefes, subalternos y/o colaboradores se sientan satisfechos con sus labores y además les ayuda a generar la disposición de esforzarse un poco más para obtener mejores resultados. Por ejemplo, en el libro inteligencia emocional de Daniel Goleman nos mencionan que los CEO son contratados por su capacidad intelectual y su experiencia comercial pero son despedidos por su falta de inteligencia emocional.

¿Cómo la inteligencia emocional nos puede ayudar en nuestras responsabilidades?

Para descubrir si la inteligencia emocional está vinculada con el cumplimiento de nuestras responsabilidades podríamos hacernos las siguientes preguntas: ¿es posible tener una buena responsabilidad si no hay control emociona? ¿Qué relación existe entre responsabilidad y fracaso? ¿Cómo influye el fracaso en nuestro control emocional?

Desde el punto de vista de la inteligencia emocional la verdadera responsabilidad se prueba en los fracasos de cada uno y abarca distintos aspectos como son la autoconciencia que ayudan a superar la culpa y el miedo a otro fracaso, el control emocional que ayuda a evitar reacciones exageradas que perjudiquen no solo la moral propia sino también la del grupo.

Otros aspectos son la motivación y la persistencia que nos permitan recordar que el éxito es la suma de pequeños esfuerzos que hacemos todos los días y no el resultado de un evento fortuito, la empatía que nos permitirá escuchar, valorar y comprender formas adecuadas para mantener la armonía en las relaciones y por último es muy importante el liderazgo que nos permita ayudar a todos a comprender que los fracasos son aprendizajes y son inevitables para poder obtener el éxito. Recordar la fórmula: fracaso = aprendizaje = trabajo = éxito.

Claves de la inteligencia emocional en el trabajo

Ya estamos más claros en que la inteligencia emocional es la habilidad que tienen las personas para manejar sus emociones de una manera adecuada, teniendo en cuenta que no existen emociones positivas o negativas en sí mismas sino emociones mal manejadas. A continuación mencionamos 5 aspectos claves que ayudan a identificar la inteligencia emocional en un equipo de trabajo.

Conciencia de sí mismo y autorregulación: las personas que son conscientes de sí mismas también son capaces de reconocer sus propias limitaciones y esto puede ayudar a identificar los primeros signos de estrés dentro de un grupo laboral. La autorregulación permite aprender a controlar las emociones de modo que no tengan un efecto negativo en otros y esto podría ayudar a gestionar la frustración ante fracasos y evitar los conflictos en los equipos de trabajo.

Motivación y Empatía: la cual consiste en alentar constantemente al otro y a sí mismo a continuar haciendo las cosas de forma adecuada tras algún logro, bien sea con palabras de felicitación o con remuneraciones tangibles. La empatía ayuda a mejorar las relaciones y establecer una atmósfera positiva al momento de tener que hacer trabajos en equipo.

Habilidades sociales: esto se refiere a la facilidad que tienen las personas para interactuar entre ellas y si hay suficiente inteligencia emocional, se constituye en un punto clave para avanzar rápidamente hacia le excelencia en las actividades que se desarrollen tanto en grupo como a nivel personal e individual.

¿Qué opinas sobre este tema? ¿Conocías la importancia de la inteligencia emocional en el ámbito laboral?

Si deseas más información sobre nuestros productos y servicios puedes contactarte con nosotros o escribir tu consulta en la parte de abajo (sección comentarios).

Imagen de rawpixel vía Pixabay.com bajo licencia creative commons.


    4 replies to "Importancia de la inteligencia emocional en la productividad del trabajo"

    • Alecia Bolivar

      Excelente artículo. Yo soy facilitadora de Inteligencia Emocional en la organizaciones.

    • Profesora Olivia Vásquez

      Buenas tardes, excelente aporte. Voy a compartirlo con mis estudiantes que próximamente iniciarán su proceso de pasantías ocupacionales, es un tema que debe ser leído, internalización y compartido. Ya que se están iniciando en el proceso social del trabajo, a una edad promedio entre 17 a 19 años, yo comparto la opinión que el personal más productivo y exitoso de una empresa no siempre es el más capacitado intelectualmente, allí interviene en gran parte su capacidad de establecer relaciones interpersonales, la motivación intrínseca que desarrolle el trabajador, liderozar y promover cambios en el entorno laboral para bien de todos.

      • Mercury Cash

        Gracias profesora Olivia. Efectivamente, este es un tema muy importante que debe tratarse no solo en el ámbito laboral sino también en el educativo. Gracias por su colaboración al compartirlo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.