Desde hace unos años para acá comenzamos a escuchar hablar sobre el bitcoin, la primera criptomoneda conocida, pero esta no es la única que se encuentra en el mercado actualmente, luego del bitcoin comenzaron a surgir muchas otras, tales como el ethereum y el dash.

En el artículo anterior titulado las 10 criptomonedas más populares este 2019 ya mencionamos solo 10 de las más de 1500 que existen actualmente. Pero, podría aparecer una duda: ¿de dónde surgen las criptomonedas? Ante esta abrumadora cantidad que existe actualmente y que parecen multiplicarse casi a diario, al parecer el proceso no es nada complicado. A continuación intentaremos explicarlo un poco paso a paso.

La historia del bitcoin y cómo llegó a ser tan importante

En el año 2008 se presentó una crisis bancaria a nivel global, lo cual obligó a las empresas financieras a buscar alternativas que dieran solución a los usuarios para poder realizar sus transacciones de forma natural, incluso los más osados proponían la eliminación de las entidades financieras pasando a un sistema descentralizado.

Es así como un grupo de desarrolladores comienza a hablar de criptografía para el dinero y surge un nuevo tipo de “dinero digital” basado exclusivamente en operaciones criptográficas (de allí que tome el nombre de criptomoneda o criptoactivo, aunque criptoactivo abarca otras cosas aparte del dinero como contratos o propiedades digitales).

En base a esta técnica comenzó a desarrollarse toda una tecnología a la que se denominó blockchain, que fue la que le dio seguridad y robustez a esta nueva forma de hacer finanzas y negocios en línea. ¿El eje central de todo esto? Se trata de transacciones descentralizadas, es decir, no se depende de ningún banco para que se aprueben o se nieguen, todo ocurre dentro del “ecosistema blockchain” que fue creado.

Las ICO de criptomonedas ¿qué papel juegan en esto?

En el artículo anterior titulado ¿Qué son las ICO de criptomonedas? Ya mencionamos un poco de qué se tratan estas ofertas iniciales (conocidas como métodos de financiamiento 3.0) que son las que aportan el capital en dinero Fiat para que la criptomoneda o dinero digital, pueda surgir y comenzar a circular.

Una ICO es similar a las ofertas públicas iniciales que se hacen en la bolsa de valores. En una oferta pública inicial los accionistas compran valores que se traducen en acciones de una empresa, mientras que en una ICO los inversores compran tokens que son las “fichas” de valor de las criptomonedas.

¿En qué criptomoneda invertir?

Como mencionamos al principio, hoy en día existen más de 1500 criptomonedas en el mercado y decidir en cuál de ellas invertir (donde comprar tokens) puede resultar un poco complejo, sin embargo, la decisión va a depender de la confianza que se tiene en la empresa en la que se está invirtiendo.

Una comparación que se puede hacer en este sentido es que cuando se compran tokens o “fichas digitales” es como cuando se iba a la sala de juegos de máquinas y se compraban fichas para jugar: compras las necesarias y las utilizas dentro de la sala de juegos que te genere mayor confianza y si tiene éxito entonces tus fichas tendrán mucho más valor.

Tipos de tokens en los que se puede invertir

Volviendo al ejemplo de las fichas para los videojuegos o salas de máquinas es bueno aclarar que existen básicamente dos tipos de fichas: las fichas de servicios y los títulos. Cada uno tiene un funcionamiento diferente y también una aplicación distinta y una forma de obtener ganancias con ellas. A continuación explicamos cada una de ellas.

Ficha de servicios (utility tokens)

Se utiliza en los bienes y servicios de la empresa que creó la criptomoneda. Una vez más con el ejemplo de la sala de máquinas, es como si compraras una serie de fichas que únicamente funcionan dentro de esa sala, tienen valor allí y las puedes utilizar en cualquier máquina e incluso intercambiarlas por otras dentro de la misma sala, pero una vez que sales de ella ya no tienen ningún valor.

Títulos (security tokens)

Esto se trata de un valor como el que comprarías en una oferta pública inicial de la bolsa de valores, pero no obtienes la participación que implica cualquier otra acción. Entonces, significa que esas fichas se compran esperando que en algún momento lleguen a tener valor, una vez que la empresa desarrolle la forma en la que los usuarios puedan hacer transacciones con ellas.

Si el desarrollo de la empresa es exitoso y hay cada vez más transacciones con esa criptomoneda, aumentará la demanda lo que significa que también aumentará su valor, así, los inversores iniciales, si lo desean, podrán vender sus fichas y obtener ganancias. Sin embargo, sigue siendo algo incierto mientras esto no sea un hecho concreto.

¿Cualquier persona puede invertir en una ICO?

Técnicamente si, pues se trata de ofertas públicas. Únicamente se requiere del capital y los conocimientos necesarios para poder hacer la inversión. Así que si está entre tus planes el financiar el surgimiento de una nueva criptomoneda, solo necesitas ponerte de acuerdo con algunos desarrolladores, basarte en la tecnología blockchain, aplicar tu propia bifurcación y luego abrir una ICO para buscar el financiamiento en el mercado y una vez lo tengas, debes comenzar a darle valor a esa criptomoneda tratando de incorporarla en más operaciones financieras.

¿Qué opinas sobre este tema? ¿Conocías de donde surgen las criptomonedas y quienes pagan por ellas?

Si deseas más información sobre compra y venta de criptomonedas puedes suscribirte a nuestro boletín y recibir gratis el reporte titulado aplicaciones de la tecnología blockchain y su relación con los sistemas descentralizados.

Imagen de WorldSpectrum vía Pixabay.com bajo licencia creative commons.


Leave a Reply

Your email address will not be published.