Una de las cosas más importantes para poder convertirse en un emprendedor exitoso es lograr hacer una buena planificación de las actividades diarias. Un buen plan permite que el tiempo que se utiliza en el día se optimice al máximo y se pueda obtener un mejor rendimiento de cada una de las actividades realizadas.

En el artículo anterior titulado 7 hábitos que te permitirán ser más productivo destacamos la importancia que tiene que la planificación de actividades del día se convierta en un hábito pues permitirá estar mejor preparado en caso de cualquier contratiempo que surja en el camino. A continuación presentamos algunos consejos que permitirán que esa planificación sea realmente eficaz.

Hacer una lista de todas las actividades del día

Hay actividades que hacemos a diario y que son parte de una rutina, tanto en el trabajo como en la cotidianidad, por eso es que se hace muy importante tener una lista de esas actividades para tener bien definido cuales son, de modo tal que si surge alguna actividad extra se podrá programar en el espacio disponible.

Definir tiempos para cada actividad

De nada sirve solo tener una lista de las actividades que tenemos que realizar si esas actividades no tienen un tiempo destinado para cumplirse. Lo ideal es definir un tiempo específico para cada actividad y tratar de cumplir con él, de ese modo, al planificar asignando tiempos, tendremos una idea de cuales horas tendremos de descanso en el día y cuantas serán para trabajar.

El tiempo libre también es importante

No todo se trata de trabajo. Los seres humanos también necesitamos un espacio para el descanso y la recreación, si solo nos dedicamos a trabajar y no tomamos tiempo para descansar, por más que lo intentemos, no tendremos el mismo rendimiento, nuestro nivel de concentración disminuirá y las energías también, tornando el trabajo en un sacrificio y algo tedioso.

Organiza y agrupa tus actividades por grados de dificultad

Hay quienes prefieren salir primero de las actividades más sencillas y que menos tiempo consumen para dedicarse por último a las actividades más complejas. Al hacer esto las actividades complejas tendrán un mayor grado de atención por parte nuestra pues no estaremos pendientes de que hay que realizar otras actividades después.

Identifica las sub tareas de tus actividades

Así como cuando estás planificando un proyecto, en tu día a día siempre habrá unas actividades principales que tengan tareas secundarias, como por ejemplo el manejar hacia el trabajo, podría incluir actividades como detenerse a surtir combustible e igualmente el ir a trabajar incluye cosas como manejar al trabajo, asistir a reuniones, atender clientes y cualquier cosa asociada al trabajo que realizas. Estas pequeñas tareas también debes contemplarlas en tu planificación, aunque no deberías asignarles un tiempo específico.

Nunca está de más romper las reglas

Aunque lo ideal es cumplir con el plan que se ha hecho pues para eso se hace, si no hemos podido cumplir con todas las actividades del día, hay que recordar que siempre habrá un mañana, no debemos sobre esforzarnos porque eso podría tener consecuencias poco saludables y generar un agotamiento que no permita cumplir con las actividades del siguiente día.

¿Qué opinas sobre este tema? ¿Ya realizas alguna de estas cosas en tu planificación de actividades diaria?

Si tienes alguna pregunta puedes contactarte con nosotros o escribir tu consulta en la parte de abajo (sección comentarios).

Imagen de StartupStockPhotos vía Pixabay.com bajo licencia creative commons.


Leave a Reply

Your email address will not be published.