Tal como se escribió en el artículo anterior titulado La reforma del Bitcoin de Adamant Research (primera parte), el cual trataba sobre las condiciones que deben haber para que se produzca una reforma (comparando los hechos del siglo XVI con la actualidad). En esta segunda parte, nos enfocaremos en las características que tenía la economía holandesa del siglo XVI, extrayendo de ella, algunas tendencias que pudieran surgir de forma sostenida en el mundo del Bitcoin. En la segunda parte del documento de Adamant Research se expone lo siguiente:

Depósito bancario: reserva completa y protocolos estrictos

El año 1609, en los Países Bajos, tanto funcionarios como comerciantes de la ciudad, se pusieron de acuerdo y crearon el banco Ámsterdam Wisselbank (AWB), con dos objetivos claros. En primer lugar dar protección al oro y plata de los mercantes refugiados de los Países Bajos y de otros territorios. Y en segundo lugar, emitir dinero bancario en billete de cambio, que gozase de confianza internacional, llamado Florin.

El banco AWB tenía una seguridad sin paralelo, en el mundo financiero. A pesar del comienzo con algunos defectos como banco de reserva completo, la notoriedad de AWB no tenía similar en pleno siglo XVII, de manera, que su fiabilidad y estabilidad, fue clave en la prosperidad de la República Holandesa. Por esto, la comunidad Bitcoin, ante la aversión cultural de la confianza de terceros, ante la posibilidad cierta de riesgo de robo y pérdida y la incertidumbre regulatoria a largo plazo, se espera la adopción de depósitos de Bitcoins altamente seguros y minimizando la confianza en las soluciones bancarias. Las soluciones que más minimizan la confianza, son las que producen el fraude o el robo, lo que por el diseño del Bitcoin, se torna «casi imposible» debido a su sistema de seguridad, descentralización y transparencia. Con este comienzo vemos un conjunto de medidas de custodia convincentes y robustas para el Bitcoin, el cual genera un alto nivel de seguridad sin comparación.

Seguros empresariales: una red de confianza prudente

El auge del comercio marítimo en el siglo XVI, hizo imperativo crear mecanismos que aseguraran las embarcaciones y su respectiva carga. En ese momento surgieron los primeros «seguros marítimos» en forma de préstamos (que fueron llamados préstamos marítimos), los cuales tenían una tasa de interés muy alta, la cual era pagadera una vez que se llegaba a puerto seguro. En este mismo siglo XVI, este seguro se había extendido por Gran Bretaña, Francia, España y Holanda.

En relación al seguro del Bitcoin, aún se encuentra muy incipiente. Desde el comienzo de la industria minera del Bitcoin en el año 2013, existen ejemplos de contratos de seguro al respecto, por ejemplo los inversores ordenan plataformas mineras a las nuevas empresas mineras, las cuales utilizan los ingresos para producir chips y fabricar las máquinas, algo similar al comercio marítimo del siglo XVI. No parece casual, que el autoseguro en forma de reserva, se convierta en un elemento básico de la industria de la custodia del Bitcoin.

Liquido Colateral como base para préstamos y derivados

En el año 1603, los comerciantes de los Países Bajos deciden juntar seis empresas pequeñas y agrupan 64 toneladas de oro, y de esta manera, crean la Compañía Holandesa de las Indias Orientales (VOC), que tenía como misión poseer y operar una flota de barcos mercantes para comerciar con Asia, por lo que fue privilegiada por el gobierno holandés. Las acciones de VOC, se mostraron altamente liquidas y poseedora de una buena garantía. Hoy vemos algunas similitudes entre ahorristas del Bitcoin y los accionistas de VOC, ya que están comprometidos a largo plazo, tienen una concentración relativamente alta de su riqueza liquida. En un futuro próximo, se espera el uso del Bitcoin como garantía para los préstamos.

Acceso al capital en un mundo deflacionario

Existen contratos de rentas vitalicias que se venden a un precio fijo, lo que da el derecho al emisor a recibir pagos regulares mientras viva. Estos contratos eran utilizados con cierta frecuencia como sustitutos de los préstamos. Así mismo, los contratos de rentas vitalicias a menudo se usan para financiar empresas de capital con riesgo relativamente bajo, como gobiernos locales y granjas.

Bitcoin recién cumple 10 años y en la actualidad vemos demandas que provienen de fondos de cobertura, también hay empresas y comerciantes con inventario en Bitcoin. Estudios han demostrado, que la inflación atenúa la demanda de seguros de vida con el tiempo, y por el contrario Bitcoin, como dinero duro, es una opción más estable con muchas ventajas a futuro, lo lógico es que este tipo de respaldo se popularice nuevamente.

Para más detalles puedes acceder al reporte oficial de Adamant Research en el siguiente enlace.

¿Qué opinas sobre este tema? ¿Consideras que el impacto del Bitcoin en la economía mundial ha sido una verdadera reforma como la del siglo XVI?

Si deseas más información sobre nuestros productos y servicios puedes contactarte con nosotros o escribir tu consulta en la parte de abajo (sección comentarios).

Imagen de freepik vía freepik.es bajo licencia creative commons


Leave a Reply

Your email address will not be published.