La creación de las criptomomendas trajo consigo una serie de términos, como por ejemplo la palabra «Token» que significa «unidad de valor», la cual es emitida por una entidad privada y se le da el valor que se le puede asignar dentro de la comunidad en que es usada, de ahí tenemos que el Bitcoin y el Ethereum son Tokens, y la tecnología que posibilita el uso de los Tokens es Blockchain o cadena de bloques.

Origen de los Tokens

Los Token son fichas, seudomonedas o vales, que se utilizaban para reemplazar el dinero fiduciario o dinero fiat. Se les asignaba un valor de acuerdo al sistema en que se usan, previo acuerdo con el uso y su intercambio. Un ejemplo de los Token son las fichas que se utilizan en los casinos, también las monedas que se les daban a los mineros (quienes podían cambiarlas por productos en los economatos de las empresas). Sin embargo, estos Tokens son fácilmente falsificables y controlados por alguna entidad, que podía emitir cualquier cantidad de Tokens a su voluntad, lo que significaba que no eran transparentes y legales.

Esto permaneció así hasta que llegó la tecnología Blockchain, ya que esta tecnología hereda algunas características de las criptomonedas, entre las que se refiere a la trazabilidad, lo referente a la seguridad y lo más importante: la imposibilidad de falsificarla. Con esto, nació la posibilidad de crear Tokens altamente confiables y seguros, lo que permite así a los empresarios y usuarios privados en general, la generación de los mismos para distintos usos. Actualmente, la generación de los Tokens criptográficos o Tokens Blockchain están en plena expansión, esto debido a la seguridad y a la flexibilidad que ellos generan.

Tipos de Tokens

En lo que respecta a la tipología Token, encontramos tres subtipos de Tokens, en base a sus usos y propiedades:

Token de seguridad: son Tokens criptográficos con similar función a cualquier otro Token con vinculación a los de seguridad tradicional y sus características.

Token de utilidad: también lamados Token de aplicación o de usuario, son los que permiten el acceso a futuro de los productos o servicios que ofrece una empresa, por lo cual, los Tokens de utilidad no se crean para inversión.

Token de equidad: son un tipo especial de Token que guardan mucha relación con los Tokens de seguridad, funcionan como un activo tradicional de acciones, representan la propiedad de algún activo o empresa de terceros, así mismo, su valor se asocia al fracaso o al éxito de la propiedad.

Estos tres Tokens mencionados, permiten a los usuarios, su uso como herramienta de financiamiento de acuerdo a las necesidades. De hecho y gracias a esa flexibilidad y su integración estrecha a la tecnología Blockchain, algunos proyectos eligen por lanzar Tokens para su financiación, y luego son cambiados a una Blockchain propia, como por ejemplo Ethereum NEM o TRON.

¿Quién puede crear un token?

Cualquier persona o entidad que posea los conocimientos del funcionamiento de los tokens y tenga el capital para financiarlos, podría crear una cuenta en una web para la creación de tokens y comenzar a crear sus propios tokens, sin embargo, hay que tener en cuenta que para que estos tokens tengan un valor real, es importante que se encuentren dentro de la tecnología blockchain y que varias personas hagan transacciones con ellos.

¿Qué opinas sobre este tema? ¿Conocías los tipos de tokens de criptomonedas?

Si deseas más información sobre compra y venta de criptomonedas puedes contactarte con nosotros o escribir tu consulta en la parte de abajo (sección comentarios)

Imagen de dmitry dmidko vía unsplash.com bajo licencia creative commons.


Leave a Reply

Your email address will not be published.