En el mundo de las criptomonedas y del dinero digital, la transparencia es un elemento «fundamental» de este ecosistema (un ejemplo de transparencia es la criptomoneda más popular llamada Bitcoin). Esta transparencia genera confianza en la red, pero al mismo tiempo, ocasiona problemas a algunos usuarios.

Ante esta «transparencia» del Bitcoin, en el ecosistema empezaron a aparecer criptomonedas «alternas» enfocadas en mantener el anonimato y la confidencialidad de la información de los usuarios de la red. Existen razones por las cuales hay personas que desean realizar transacciones manteniendo la privacidad y el anonimato, por ejemplo cuando se hacen donaciones a ciertas fundaciones, organizaciones o personas, y no se quiere que se sepa quién las hace (no se quiere publicar la identidad del benefactor).

Por ejemplo las donaciones que se hacen a las organizaciones como Greenpeace, Periodistas Sin Fronteras, Médicos Sin Fronteras, entre otras, (todas con reconocimiento mundial) a veces estas organizaciones tienen ciertos problemas con algunos gobiernos o personas (que las consideran incómodas para sus intereses) en estos casos especiales las donaciones se hacen de «manera anónima» para evitar problemas y cuidar la identidad de los benefactores.

¿Cómo funciona la privacidad?

Si se desea que los que intervienen en una transacción se protejan sus identidades, es decir, que la transacción sea completamente anónima, existen varias alternativas en el mercado de las criptomonedas, por ejemplo Dash tiene una técnica denominada mezcla de monedas, la cual consiste en reunir cierta cantidad de monedas y «mezclarlas» con otras, de esta manera resulta difícil saber de dónde vienen los fondos y a qué dirección se dirigen. Este proceso se refuerza por la cantidad de mezclas que se hacen, ya que a mayor cantidad de mezclas, habrá mayor seguridad y privacidad en el proceso.

Ejemplo en la vida real

Para explicar el punto anterior usaremos un ejemplo sencillo: si tenemos un billete de 100 dólares, cuyo serial tiene relación con nuestra persona, por este serial (si realizamos un pago a una persona) se podrá saber que ese pago lo hicimos en un momento determinado y a una persona específica. A fin de evitar esta situación, es que se realiza la «mezcla» de las monedas, en este caso los 100 dólares se dividen en monedas más pequeñas (de diferentes denominaciones), manteniendo el control de esa cantidad, de tal manera que cada nuevo billete que se reciba, vendrá con un serial que no se podrá relacionar con una persona. Así, el pago se hace de forma más segura y anónima.

El proceso

Para iniciar este proceso, el monedero hace solicitudes a los Masternodes a fin de comenzar la mezcla. El usuario elige una denominación entre los parámetros permitidos por la red. Esta elección del usuario se realiza de tal forma, que el Masternode recibe la solicitud de mezcla, pero desconoce a quién se la envía. Este es el primer paso que asegura el anonimato del usuario. La anterior solicitud de mezcla entra en la cola de solicitudes de mezclas de otros usuarios.

Para realizar el proceso, el Masternode ordena las entradas e indica a las demás wallets de otros usuarios para que hagan los pagos correspondientes. El pago es realizado por el monedero hacia una dirección denominada «dirección de cambio», la cual forma parte de las direcciones que el monedero de determinado usuario puede crear. Para finalizar (y así ocultar los fondos) este proceso se repite varias veces, con lo cual, por cada repetición, se hace más difícil precisar de dónde vienen los fondos.

¿Qué opinas sobre este tema? ¿Sabías qué son las transacciones privadas o anónimas en Dash?

Si deseas más información sobre compra y venta de criptomonedas puedes suscribirte a nuestro boletín y recibir gratis el reporte titulado aplicaciones de la tecnología blockchain y su relación con los sistemas descentralizados.

Imagen de Chris Yang vía Unsplash.com bajo licencia creative commons.


Leave a Reply

Your email address will not be published.