La banca tradicional se caracteriza por tener una gran infraestructura (oficinas físicas) y dar atención «presencial» a sus clientes. Su estrategia ha sido brindar un trato muy próximo, humano y dar atención personalizada a sus clientes. Este tipo de banca se enfoca en brindar apoyo a sus clientes por medio de servicios financieros, específicamente cuentas, nóminas, tarjetas de crédito/débito, créditos personales o hipotecarios, etc.

Con la banca tradicional, muchas veces el cliente tiene la necesidad de desplazarse hasta las oficinas físicas, a fin de realizar trámites, transacciones, obtener dinero en efectivo, etc. en ese lugar se le da un trato personalizado, a diferencia de la banca online en donde las transacciones se pueden realizar a distancia (desde un smartphone, tablet o computadora personal).

Si bien la banca presencial/tradicional poco a poco está «migrando» o utilizando algunas funciones de la banca online, en la época actual aún existen algunas desventajas con respecto a las empresas fintech, las cuales vamos a conocer a continuación:

Gastos de funcionamiento

Los gastos de funcionamiento tienden a ser altos en la banca tradicional, ya que además de tener oficinas administrativas, también poseen oficinas para atender a sus clientes de manera presencial (debido a la idea de que entre más oficinas presenciales existan se tendrá una mejor reputación). Entre sus principales gastos de funcionamiento se encuentran: pagar alquileres de los locales donde funcionan, pago de servicios públicos, seguridad, gastos en papelería y en la emisión de los plásticos con los que hacen las tarjetas de débito y crédito, además de los pagos de nómina de los empleados presenciales.

Desplazarse a las oficinas en ciertos horarios

En el caso de necesitar realizar una transferencia u otro tipo de gestión, en muchos casos se debe hacer «presencia física» en la oficina del banco y dentro del horario de atención establecido por el mismo, lo cual es una gran desventaja, ya que el «horario bancario» generalmente coincide con el horario de trabajo de varias empresas o negocios, por lo que en muchas ocasiones para acudir al banco se requiere de un «permiso laboral». Otro factor a tomar en cuenta es la distancia a recorrer para llegar a dicha oficina (ya sea desde el trabajo o desde la casa) lo cual también puede generar un problema adicional al usuario final.

Procesos lentos

Otra desventaja es la lentitud con que se efectúan algunos de sus procesos (generalmente ocasionados por su jerarquía/organización interna o el accionar de sus propios funcionaros). Otra demostración de la lentitud, es el tiempo que suelen demorar las transacciones entre diferentes bancos (sobre todo en dias feriados o fines de semana).

Comisiones altas

Generalmene las comisiones de la banca tradicional son más elevadas debido a sus altos gastos operativos, esto hace que muchos de sus productos o servicios sean más costosos en comparación a otros productos o servicios de empresas fintech.

Bajo estímulo al ahorro

Debido a la baja tasa de interés que la banca tradicional suele pagar a sus clientes ahorristas, existe un bajo estímulo al ahorro. Esto se debe a que la banca tradicional promueve más los créditos bancarios (los cuales se hacen con dinero de banca comercial) ya que son los que generan más intereses y comisiones por cobranza, lo cual les permite crear más dinero fiat y tener más utilidades.

Falta de red de cajeros automáticos permanente

En ocasiones, la red de cajeros automáticos no es la más idónea debido a los siguientes motivos: existen pocas unidades disponibles en la ciudad, baja disponibilidad de dinero en efectivo, tienen límites de retiro diario o simplemene presentan fallas momentáneas en el funcionamiento del cajero, todos estos factores pueden generar problemas o incomodidad a los usuarios.

Limitaciones en la banca por Internet o virtual

Si bien a banca tradicional está utilizando algunas funciones de la banca en línea, esta última aún se encuenra muy limitada, por ejemplo en algunos casos este servicio se encuentra «condicionado» al uso de algunos de sus productos (tarjetas de crédito o débito), también existe el problema de los «límites» en los montos a tranferir además de las dificultades o restricciones para transferir dinero hacia otros países.

¿Qué opinas sobre este tema? ¿Conoces otra desventaja de la banca tradicional?

Si deseas más información puedes contactarte con nosotros o escribir tu consulta en la parte de abajo (sección comentarios).

Imagen de Museums Victoria vía Unsplash.com bajo licencia creative commons.


Leave a Reply

Your email address will not be published.