Dash se caracteriza por tener bajos fees, una alta velocidad de procesamiento en sus transacciones y su sistema de privacidad o anonimato. Así mismo se considera que Dash es descentralizada, esto quiere decir, que la red que realiza las transacciones está compuesta por muchas computadoras de forma independiente (distribuidas en todo el mundo), lo cual permite que ningún usuario, gobierno o empresa pueda «desactivar o controlar» la red. Cuando Dash se creó, en el año 2014, fue a partir del código de base de Bitcoin, pero con algunas variantes que permiten que tenga las características anteriormente señaladas.

Velocidad de Dash

La velocidad promedio con que es realizada una transacción en Dash es de unos 2,5 minutos para que sea incluida en la Blockchain, no obstante, antes de ese tiempo, ya se tiene una buena cantidad de confirmaciones previas. Con Dash se pueden realizar pagos de manera instantánea y privada, vía online y en tiendas físicas. Es una criptomoneda del modo «peer to peer», con código abierto, que brinda características similares a las del Bitcoin, pero con algunas funciones más avanzadas, como las transacciones instantáneas (InstanSend) y las transacciones privadas (PrivateSend), las cuales tienen su basamento en la gestión de los Masternodes.

InstanSend

Las transacciones en Dash se pueden realizar en menos de un segundo, originando un pago para el usuario de 3 céntimos por el servicio. Esta es precisamente una de las características más destacables de Dash que logra superar la velocidad de procesamiento de las transacciones de otras criptomonedas presentes en el mercado.

Sistema de privacidad y anonimato

Tanto Bitcoin como Dash, garantizan el anonimato (no están obligados a revelar ninguna información personal del usuario), pero la gran diferencia es que la solidez de la codificación del Blockchain de Dash no permite el rastreo de sus transacciones, lo cual garantiza su anonimato.

PrivateSend

Esta función permite ocultar los detalles de una operación además de la información sobre quién emite y quién recibe un pago. Esto se da gracias a que esta función hace una «mezcla» de las transacciones, con lo que se hace difícil el rastreo. Esta función brinda una privacidad financiera «real», al reservar el origen y destino de los fondos.

Los Dash en una billetera están compuestos de «varias entradas» que se pueden ver como «monedas separadas» y discretas. PrivateSend hace uso de un sistema innovador para mezclar esas entradas (con entradas de al menos dos usuarios en una sola transacción), por lo cual el valor en Dash nunca deja la billetera y se mantiene el control del dinero en todo momento.

¿Qué opinas sobre este tema? ¿Conocías la importancia de la privacidad en Dash?

Si deseas más información puedes suscribirte a nuestro boletín y recibir gratis el manifiesto titulado el futuro de las naciones pasará de los sistemas financieros a software financieros.

Imagen de rawpixel.com vía freepik.es bajo licencia creative commons.


Leave a Reply

Your email address will not be published.