Un Swap de divisas, se define como un contrato financiero entre dos partes, en el que se acuerda intercambiar recursos u obligaciones de igual valor, pero en monedas diferentes, en un plazo determinado, mediante el cual las partes responderán al pago de los intereses (de forma recíproca) correspondiente a cada obligación.

Un Swap de divisas en la banca tradicional, se define como un acuerdo financiero, en el que una de las partes se compromete a cancelar, con carácter de reciprocidad, una serie de flujos monetarios, a cambio de recibir igual serie de flujos de la otra parte. Estos flujos corresponden al pago de intereses sobre el nominal del Swap.

Ejemplo del funcionamiento de un Swap de divisas

Con este ejemplo realizado por el canal de YouTube Econoics Pills podremos conocer mejor cómo funciona un Swap de divisas: Una empresa italiana abre un negocio en EE.UU. y necesitará dólares para construir, comprar materiales a los proveedores americanos y pagar a los operarios americanos, por esta razón, acude a un banco italiano, expone su proyecto y solicita un préstamo en dólares, el representante del banco italiano concede el préstamo en dólares y acude a la tesorería del banco italiano a fin de informar de la firma de un contrato de préstamo en dólares.

El banco italiano trabaja con euros y por lo tanto procede a cambiar euros por dólares en el mercado de divisas, una vez hecho esto, procede a enviárselo a la empresa italiana, quien cada año pagará los intereses en dólares al banco italiano, quien, al recibirlos, los cambia a euros en el mercado de divisas, finalizada la operación, recibirá los intereses y el principal del préstamo, todo en dólares.

Tipo de cambio y fluctuación del valor de la moneda

Por lo general existe cierta incertidumbre en cuanto al tipo de cambio de divisas en cada país, ya que muchas de estas fluctuaciones se deben a diversos factores externos, el caso es que si a mitad del periodo de pago (en el ejemplo anteriormente mencionado) el dólar pierde valor o el euro adquiere más valor, entonces la situación puede jugar «a favor» o «en contra» de alguna de las partes. En el ejemplo mencionado, si antes con los intereses recibidos y cambiados a euros, el banco podía tener un número de intereses «X», ahora en este nuevo escenario, el banco al cambiar los dólares a euros, tendrá un número de intereses «X/2» o la mitad de lo proyectado, si es contraria la situación (el dólar se revaloriza), los intereses el banco serían «2X» o el doble de lo proyectado. Para cubrirse de esta incertidumbre (independientemente de lo que pase con el dólar o el euro), el técnico de tesorería hace lo que se llama un Swap de divisas.

Formalizando el Swap de divisas

El banco italiano tiene su tesorería, es decir dinero en euros, y por su parte el banco americano tiene sus dólares, entonces el técnico del banco italiano se comunica con el banco americano y ofrece formalizar el Swap de divisas, a través de este Swap, ambos bancos llegan al acuerdo de intercambiar dólares por euros por cierto tiempo (al tipo de cambio que se acuerde). De esta forma, el banco italiano acuerda el intercambio con el banco americano, para que coincidan con los flujos de efectivo en dólares, que el préstamo a la empresa italiana le está generando. Ahora, si se combinan las dos operaciones, se puede ver que el Swap ha cubierto el préstamo, e independientemente de lo que pase con el dólar, el banco italiano recibirá los euros al tipo de cambio acordado al momento de realizado el acuerdo.

Al inicio del préstamo, el banco italiano intercambia el primer flujo de euros por dólares acordados con el banco americano en el contrato Swap, tras lo cual, entrega los dólares a la empresa italiana mediante el contrato de préstamo. Posteriormente, al finalizar el primer período, la empresa italiana paga los intereses en dólares al banco americano, tal como está establecido contractualmente. El banco americano, cambia esos dólares por euros con el banco italiano al tipo de cambio que se fijó previamente.

Lo mismo ocurrirá al segundo, tercer, cuarto periodo, y al finalizar el último periodo, la empresa entregará los dólares de los intereses de este último periodo y devolverá el principal en dólares al banco americano, el cual, gracias al acuerdo de Swap, se los entregará a cambio de euros, al banco italiano, según el tipo de cambio fijado al inicio de la operación.

Cuando una empresa italiana inicia un proyecto en el extranjero, lo correcto es que solicite un préstamo en moneda extranjera a un banco italiano, el cual para satisfacer a su cliente (sin exponerse a la fluctuación de los mercados de la divisa), cubre ese préstamo con un Swap de divisas formalizado con un banco extranjero.

Otro ejemplo de Swap de divisas

Una empresa italiana abre un negocio en EE.UU. y en lugar de ir a un banco italiano, va directamente a un banco americano a solicitar un préstamo en dólares, el banco le ofrece el préstamo al 10% de intereses. Por otro lado, existe una empresa estadounidense que abre un negocio en Italia, y pide un préstamo en euros a un banco italiano, el banco italiano le ofrece el préstamo al 10% de intereses.

El banco americano conoce a la empresa italiana y decide dar el préstamo al 5% de interés, y así mismo, el banco italiano conoce a la empresa americana y le otorga el préstamo al 5%  de interés. Lo que deben hacer estas empresas, es firmar un contrato de Swap de divisas, y luego pedir préstamos en su moneda local con su banco, así ambas empresas obtendrán el financiamiento necesario, en la divisa que necesitan y a un tipo de interés menor.

¿Qué opinas sobre este tema? ¿Tienes algún otro ejemplo de Swap de divisas?

Si deseas más información sobre compra y venta de criptomonedas puedes suscribirte a nuestro boletín y recibir gratis el manifiesto titulado el futuro de las naciones pasará de los sistemas económicos a software económicos.

Imagen de Román Synkevych vía unsplash.com bajo licencia creative commons


Leave a Reply

Your email address will not be published.