Ethereum funciona como una plataforma digital basada en la tecnología Blockchain, la cual se sustenta en los contratos inteligentes y que fue diseñada para crear diversas aplicaciones. La moneda que utiliza esta red se denomina «Ether», no obstante, la comunidad suele llamarla por el nombre de la plataforma (es decir Ethereum).

El objetivo de Ethereum

El objetivo al crear Ethereum no era desarrollar una criptomoneda o algún sistema de pagos, sino la de crear una plataforma que fuese capaz de ofrecer un buen servicio, es por esto, que Ethereum es la combinación de una red descentralizada de minería digital y una plataforma de desarrollo de software. Ethereum toma prestada la filosofía de Bitcoin, que es una red segura, funciona de manera descentralizada y que se ejecuta en Blockchain.

¿Qué es Ripple?

Ripple es un proyecto con software libre y con un protocolo de pagos que persigue el desarrollo de un sistema de créditos basado en el paradigma peer to peer. Fue fundada por la compañía Ripple Labs en el año 2012, consolidándose como la plataforma de la criptomoneda «XRP». De la misma manera que otras criptomonedas existentes, Ripple está hecha sobre una idea de red distribuida que requiere a varias partes que se involucren a fin de validar las transacciones, de tal manera, que no necesita de una autoridad centralizada que controle lo que ocurre dentro de la misma. Ripple no posee una cantidad fluctuante en existencia, se creó con cien mil millones de Tokens de XRP desde su fundación.

Ripple se diferencia con otras criptomonedas, en que no puede ser minado, ya que todos sus Tokens fueron creados al momento de su fundación y lanzamiento, se estima que alrededor del 40% de esos Tokens se encuentran en circulación, y el restante está en poder de la empresa y será lanzada en forma gradual al mercado. A continuación, mencionamos algunas ventajas de Ethereum respecto a Ripple.

No tiene regulación gubernamental

Ningún ente, gobierno o banca, ejerce control sobre Ethereum, de tal manera que resulta difícil de controlar su valor, el cual va a depender, exclusivamente de la confianza de sus usuarios y por la solidez de sus transacciones realizadas, lo que genera tranquilidad a los usuarios al momento de pagar con Ether, ya que el dinero irá directamente a sus dueños, sin que nadie intervenga. Por otro lado Ripple actúa como una especie de «intermediario» entre las instituciones financieras, la información de los movimientos dentro de esta plataforma es confirmada directamente por la empresa que la creó.

Enfoque en las personas

Ethereum es una plataforma enfocada para ser utilizada por las personas y desarrolladores de aplicaciones, mientras que por otro lado Ripple está enfocada para ser utilizada por los bancos o instituciones financieras (ya que está desarrollada para hacer todo tipo de operaciones bancarias), básicamente las instituciones financieras «contratan» los servicios de la plataforma de Ripple para poder contar con su sistema de blockchain.

Es más económico

Para utilizar la Blockchain de Ethereum se debe pagar con su moneda (Ether), sin embargo las tasas transaccionales de Ethereum son más económicas que las de Ripple, esto está muy relacionado con el punto anterior ya que Ripple está enfocada para ser utilizada por bancos o instituciones financieras.

Seguridad de los contratos inteligentes

Ethereum está basado en contratos inteligentes, el solicitante del servicio no necesita relacionarse ni comunicarse con el que realiza el trabajo, ya que la aplicación indica cuándo emitir los pagos en Ether según las condiciones previamente establecidas en el contrato inteligente. Por otra parte, el que realiza el servicio, no «teme» que el solicitante no cumpla con el contrato (bien sea deteniéndolo o no emitiendo el pago), ya que hay un acuerdo de pago en «Ethers», la cantidad ya ha sido «retenida» y será entregada a la contraparte cuando esta ejecute los servicios, según lo acordado.

Plataforma para otros productos

Ethereum es una plataforma que puede ser utilizada para otros productos y aplicaciones, lo cual le da mucha solidez, ya que cada día mejora su información, proporcionando a los desarrolladores un entorno para que puedan contribuir y desarrollar herramientas o aplicaciones. Es una «hoja de ruta» con un diseño de una larga «vida útil», proporcionado a sus usuarios un futuro prometedor al ofrecer mejoras continuas y nuevas aplicaciones. Por otro lado Ripple al enfocarse en servicios para entidades financieras o bancarias, su futuro y crecimiento depende mucho de la aceptación del sistema financiero o bancario.

Aceptación en el mercado

La gran aceptación que han tenido Bitcoin y Ethereum ha originado un alza en sus precios en el mercado de criptomonedas, por su parte Ripple continua atrapado en un zona de valor «más bajo» lo cual demuestra que aún le falta mucho por avanzar en el mercado de criptomonedas y aceptación del público en general.

Solo el tiempo nos dirá qué criptomoneda será más relevante en el mercado o tendrá una mayor aceptación a futuro, sin embargo a nivel de transacciones, los números continúan a favor de Ethereum, ya que el Ether es la segunda criptomoneda con mayor número de operaciones a nivel mundial (después de Bitcoin).

¿Qué opinas sobre este tema? ¿Mencionarías alguna otra ventaja de Ethereum frente a Ripple?

Si deseas más información sobre compra y venta de criptomonedas puedes suscribirte a nuestro boletín y recibir gratis el reporte titulado aplicaciones de la tecnología blockchain y su relación con los sistemas descentralizados.

Imagen de master1305 vía freepik.es bajo licencia creative commons.


Leave a Reply

Your email address will not be published.