La cadena de bloques o blockchain es un concepto que en los últimos tiempos ha tenido mucha notoriedad en el mundo de la tecnología. Blockchain es una tecnología revolucionaria que no solo afecta la economía, sino que también afecta muchos ámbitos de la vida cotidiana. Se podría decir que la cadena de bloques es una especie de «gran libro contable» en el que todos los registros (llamados bloques) se encuentran entrelazados y cifrados, con el fin de proteger la privacidad y la seguridad de todas las transacciones que se realicen a través del mismo. Dicho de otra manera, es una base de datos distribuida y segura, gracias al cifrado que se puede aplicar a todas las operaciones, que no necesariamente sean económicas, por ejemplo, los contratos inteligentes, la administración pública en general y el uso del Internet de las cosas (red de objetos físicos, vehículos y máquinas que se conectan a Internet e intercambian datos).

El requisito de mayor importancia que debe tener una cadena de bloques, es la existencia de varios nodos o usuarios, que se encarguen de la verificación de las transacciones para darle validez, de tal manera que el bloque correspondiente a esa transacción quede registrado en ese «libro de cuentas» o «gran libro contable».

¿Cómo funciona esta cadena de bloques?

La cadena de bloques permite hacer transferencias de datos digitales, utilizando una codificación sofisticada que otorga un elevado nivel de seguridad en las operaciones, el cual funciona como una especie de «libro de asientos» o acontecimientos digitales. Además de eso, tiene una característica especial, que las transacciones no requieren de un intermediario centralizado para que identifique y certifique la información, ya que ésta se encuentra distribuida en diferentes nodos independientes entre sí, los cuales registran y validan la actividad, sin necesidad que haya dependencia o relación entre los mismos. Una vez que la información es introducida ya no se puede borrar, el sistema solo permitirá que se añadan «nuevos registros» y no será legalizada dicha actividad a menos que la mayoría de los operadores se pongan de acuerdo en aprobarla.

Blockchain no solo es criptomonedas

Es importante destacar que la cadena de bloques no solo está limitada a la creación o gestión de criptomonedas, sino que puede abarcar diferentes procesos como contratos inteligentes, moderación de conflictos, gestión de recursos, logística, desarrollo de aplicaciones o cualquier proyecto/proceso que requiera transparencia y descentralización.

Blockchain en economías nacionales

Si bien existen diferentes empresas y países que tienen diversos proyectos e iniciativas, en lo que respecta a blockchain, en la actualidad China es el país que lidera el desarrollo de la cadena de bloques, principalmente porque es la primera economía en comprometerse con la tecnología blockchain como una estrategia nacional. Se puede ver que la mayor barrera para la adopción de la cadena de bloques a nivel nacional es que sus proyectos de uso nacional pasen por acuerdos entre industrias y entidades gubernamentales a nivel nacional. De allí que China puede fácilmente implementar sistemas de cadena de bloques internos, como los usados por Alibaba en el rastreo de inversiones benéficas dentro del sistema Alipay.

¿Qué opinas sobre este tema? ¿Sabías que eran realmente los bloques de blockchain?

Si deseas más información sobre blockchain puedes suscribirte a nuestro boletín y recibir gratis el reporte titulado aplicaciones de la tecnología blockchain y su relación con los sistemas descentralizados.

Imagen de The Digital Artist vía Pixabay.com bajo licencia creative commons.


Leave a Reply

Your email address will not be published.