El halving es un proceso automático donde la recompensa en bloque que otorga una criptomoneda es dividida a la mitad, a fin de reducir su emisión. En principio fue implementada en Bitcoin y a partir de ahí, se ha convertido en un proceso importante para los ecosistemas criptoeconómicos.

La primera moneda digital que implementó este proceso fue Bitcoin, porque el número de tokens existentes es finito y está establecido en el software. Hablamos de 21 millones de bitcoins, no existen ni existirán más, y su programa tiene establecido que serán lanzados a los mineros a medida que vayan creando bloques.

Cada bloque estaría validando un determinado número de transacciones, a una velocidad de unos 10 minutos en promedio. Pero, la cantidad de bitcoins que se van liberando no es la misma, por eso se estableció esta reducción a la mitad, cada cierta cantidad de bloques. 

Este proceso automático es denominado o conocido como el halving de Bitcoin, y es utilizado para establecer períodos determinados hasta finalizar la emisión de monedas. La intención es continuar los pasos de un modelo deflacionario al tiempo que sirve para aumentar poco a poco su valor.

El halving: Se limita la emisión de Bitcoin

El halving es un proceso desarrollado para que las monedas digitales no se distribuyan de inmediato, por eso, un algoritmo lo establece como control de emisión. Cada una de estas hace que entren en circulación nuevas criptomonedas y se pueda comprar Bitcoins con facilidad, una democratización para repartirla.

Este proceso de democratización, como lo han llamado algunos expertos criptográficos, brinda la oportunidad de evitar que todo se resuelva en manos reducidas. A Satoshi Nakamoto, desarrollador del proceso para Bitcoin, se le endosan las siguientes palabras:

“La constante suma de un número fijo de monedas nuevas es análoga a la de quienes extraen oro, que invierten recursos para poner más oro en circulación. En nuestro caso, es la relación CPU/tiempo y la electricidad que se consume”.

El halving permite que se sumen más tokens

Visto así, la evolución de Bitcoin ha alcanzado cifras del 86,5 % de los tokens en circulación, considerando que solo con los primeros 205.000 bloques completados, se logró llegar al 50 % de los bitcoins.

El halving está dividido en períodos, y en el que estamos actualmente, podrán sumarse unos 2.600.000 bitcoins, y esto supondría llegar a unos 18.370.000 bitcoins. Al llegar a esta cifra de minado, podrá decirse que se ha alcanzado un promedio del 87 % de las monedas en circulación.

¿Qué pasaría si no se aplica el halving en Bitcoin?

No deja de ser una pregunta bastante interesante y, es que si este mecanismo de reducción de recompensas a la mitad no existiera, no habría más bitcoins. Es decir, los mineros estarían recibiendo recompensas a muy bajo costo porque la moneda no hubiera tenido tiempo para revalorizarse.

En un principio, se distribuyó la cantidad de 50 bitcoins por bloque, unos 300 en una hora o lo que sería 7.200 por día. Anualmente se habría liberado unos 2.628.000, que al dividirlos entre el total de estos, es decir, 21.000.000 de monedas, sería un producto de ocho años.

Y ese tiempo, ocho años, sería el lapso que Bitcoin habría usado para poner en circulación todas sus monedas.

Por fortuna, gracias a que esta cripto, al igual que otras, no ha colapsado, existen plataformas que facilitan su administración de forma segura. Por ejemplo Mercury Cash es una de ellas.

¿El halving perjudica o no el precio de Bitcoin?

Este sistema se creó pretendiendo incentivar la minería por medio de la proof of work o prueba de trabajo. Para luego reducir la emisión a la mitad, cada cierta cantidad de bloques.Según lo que hemos visto ahora, el algoritmo desarrollado por Satoshi Nakamoto, definitivamente tuvo un sentido futurista, y ha evitado que Bitcoin se agote. El hecho de que cada cuatro años se dé un proceso de reducción de las recompensas en un porcentaje determinado por el algoritmo, beneficia el precio de esta moneda.


Leave a Reply

Your email address will not be published.